Bebidas azucaradas y cáncer

Las bebidas azucaradas se definen como aquellas bebidas con azúcares añadidos. Bajo esta denominación se incluyen:

  • refrescos
  • zumos con azúcares añadidos
  • bebidas energéticas y deportivas.

Estas bebidas se caracterizan por tener un bajo valor nutricional y un elevado contenido en azúcares simples en su formulación: alrededor de 10g/100mL (lo que corresponde con unas 40kcal/100mL).

Como una lata contiene 330mL y una botella 500mL, estas cantidades de azúcar se han de multiplicar por este volumen.

El consumo medio de dichas bebidas en 2018 en España fue aproximadamente de unos 100mL/día. Existe una cierta tendencia decreciente desde 2010 en favor de otros refrescos con edulcorantes artificiales.

 

¿Cuáles son los principales efectos en la salud de las bebidas azucaradas?

Uno de los grandes problemas de las bebidas azucaradas es que no tienen la misma capacidad saciante que los alimentos sólidos.

Esto quiere decir que podemos tomar un lata de refresco grande (50g de azúcar) con suma facilidad. Sin embargo nos costaría mucho más consumir la misma cantidad en azúcar (12-13 terrones de azúcar de 4g).

Así, estas bebidas pueden ser una fuente importante de azúcares sencillos y calorías. Estas calorías muchas veces se cualifican como calorías vacías. Esto significa que aportan una cantidad importante de energía pero pocos o ningún nutriente esencial adicional.

Este aporte calórico extra en la dieta, conjuntamente con un menor gasto energético (más sedentarismo y menos actividad física) conlleva a un aumento de peso.

En un extensivo meta-análisis observaron que por cada ración de 330mL de bebidas azucaradas consumidas al día se aumentaba en 0,12kg de peso al año.

Estos incrementos no parecen muy elevados, pero se debe tener en cuenta el consumo acumulado de a lo largo de los años y que mucha gente consume más de una porción al día.

Actualmente el consumo de bebidas azucaradas es una de las causas más importantes de sobrepeso y obesidad tanto en adultos como en niños. Cabe recordar que la prevalencia de sobrepeso y obesidad conjunta en España es del 61.6% en adultos y del 34.1% en niños según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Además los azúcares sencillos se absorben rápidamente en nuestro intestino, provocando unos picos elevados de glucemia (glucosa en sangre) y de insulina. El sobrepeso y las altas cargas glicémicas promueven la resistencia a la insulina, aumentan los marcadores inflamatorios, y están asociadas con un mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2, síndrome metabólico y enfermedad cardiovascular.

En un detallado meta-análisis el consumo de bebidas azucaradas se asoció con un aumento del 18% de padecer diabetes tipo 2 por cada ración de 250mL.

En un reciente gran estudio epidemiológico en los Estados Unidos de América se observó que el consumo de 2 o más raciones de bebidas azucaradas al día comparado con menos de 1 ración al mes aumentaba:

  • el riesgo de mortalidad total en un 21%
  • el riesgo de mortalidad cardiovascular en un 31%
  • y el riesgo de mortalidad por cáncer total en un 16%.

Hasta la fecha, pocos estudios han investigado las asociaciones entre el consumo de bebidas azucaradas y el riesgo de padecer cáncer. En una gran cohorte francesa, los individuos que consumían más bebidas azucaradas (>140mL/día) tenían un 18% más de riesgo de sufrir cualquier tipo de cáncer, en particular un 22% de cáncer de mama en comparación con los bajos consumidores (<40mL/día). Para el resto de localizaciones tumorales los resultados fueron inconsistentes. Las recomendaciones generales de las Agencias internacionales contra el Cáncer y la Organización Mundial de la Salud son de reducir su consumo, ya que aumentan el peso corporal (causando sobrepeso y obesidad) y el riesgo de diabetes. Éstos son factores de riesgo conocidos de varios tipos de cáncer: de mama (en mujeres postmenopáusicas), colon y recto, endometrio, adenoma de esófago, riñón, estómago (cardias), hígado, ovario, páncreas, vesícula biliar, cabeza y cuello, próstata (tumores avanzados), y tiroides.

¿Hay alternativas para las bebidas azucaradas?

Las alternativas para los zumos y néctares con azúcares añadidos sería la de los zumos naturales o envasados sin azúcares añadidos, mejor si incorporan la pulpa de la fruta. Aunque estos son más beneficiosos que los que llevan azúcares añadidos, se recomienda no consumir más de una ración al día (150mL/día).

En el caso de los refrescos y bebidas energéticas con azúcares añadidos se recomienda su disminución y su sustitución por bebidas endulzadas con edulcorantes artificiales. Estos edulcorantes artificiales no suponen un problema para la salud. Sin embargo, algunos estudios han observado que el consumo de bebidas con edulcorante artificiales también podrían aumentar el riesgo de diabetes y de obesidad y por tanto no serían las alternativas más saludables. Una de las medidas políticas para disminuir el consumo de estas bebidas azucaradas avalado por la Organización Mundial de la Salud es el de tasar estas bebidas con un impuesto. En varios países esta tasa ya se ha implantado con muy buenos resultados, reduciendo su consumo en alrededor a un 20%.

Como conclusión podríamos decir que la bebida más recomendable es el agua (de grifo o envasada), seguida por el té y el café sin azúcar o con edulcorantes artificiales o poco azúcar (máximo 3-4 tazas/día). Los zumos de fruta naturales o envasados sin azúcares añadidos también son buenas alternativas, pero sin excederse en su consumo (150mL/día).

RAUL ZAMORA ROS

Institut Català d’Oncologia 

Institut d’ Investigació Biomèdica de Bellvitge (IDIBELL)

Referencias

  • Malik VS, Hu FB. Sugar-Sweetened Beverages and Cardiometabolic Health: An Update of the Evidence. Nutrients. 2019 Aug 8;11(8). pii: E1840.
  • Imamura F, O’Connor L, Ye Z, Mursu J, Hayashino Y, Bhupathiraju SN, Forouhi NG. Consumption of sugar sweetened beverages, artificially sweetened beverages, and fruit juice and incidence of type 2 diabetes: systematic review, meta-analysis, and estimation of population attributable fraction. BMJ. 2015 Jul 21;351:h3576.
  • Malik VS, Li Y, Pan A, De Koning L, Schernhammer E, Willett WC, Hu FB. Long-Term Consumption of Sugar-Sweetened and Artificially Sweetened Beverages and Risk of Mortality in US Adults. Circulation. 2019 Apr 30;139(18):2113-2125.
  • Chazelas E, Srour B, Desmetz E, Kesse-Guyot E, Julia C, Deschamps V, Druesne-Pecollo N, Galan P, Hercberg S, Latino-Martel P, Deschasaux M, Touvier M. Sugary drink consumption and risk of cancer: results from NutriNet-Santé prospective cohort. BMJ. 2019 Jul 10;366:l2408.