CRIBADO DE CÁNCER EN TIEMPOS DE COVID

La pandemia causada por el SARS-CoV-2 está teniendo un enorme impacto en la salud de las personas. Esto es, no solo por la propia enfermedad que el virus produce, sino también por la implicación que tiene en otras enfermedades, como por ejemplo el cáncer.

Impacto de la COVID-19 en los diagnósticos de cáncer

Desde el inicio de la pandemia han disminuido los nuevos casos de cáncer. Pero cuidado, esto no significa que realmente haya menos casos sino que no se están diagnosticando al mismo ritmo que antes de la pandemia. En Cataluña, en el año 2020 se diagnosticaron un 12% menos de casos de cáncer que en el  año 2019, sobre todo en los meses de marzo y abril como podéis ver en este gráfico:

Para comprender por qué observamos menos casos de cáncer, tenemos que saber que 1) los programas que se dedican a identificar tempranamente distintos cánceres se detuvieron en el pasado mes de marzo y 2) hubo una gran reducción de visitas a los centros de atención primaria y de las visitas a la atención especializada en los hospitales. Muchos factores han jugado un papel en este descenso. Por una parte, los centros sanitarios concentran sus profesionales al trato y cura de los pacientes COVID-19, se cierran consultas externas para evitar contagios innecesarios, habilitando una parte de las urgencias más limitada a pacientes sin COVID-19. Además, la población entiende que puede ser un riesgo ir al hospital o a consultas externas y si el proceso no es urgente pospone su visita. A lo largo de 2020 se ha visto una reapertura paulatina de los programas de cribado así como un ligero incremento de las visitas no urgentes en los centros de salud. Con la vuelta a la normalidad, es esperable que a lo largo del 2021 incrementen los casos de cáncer, pudiendo superar el número de nuevos casos diagnosticados  en relación a años anteriores.

¿Qué cribados de cáncer se recomiendan?

Actualmente, el código Europeo contra el cáncer recomienda participar en los programas de cribado de cáncer de mama, de cérvix y colorrectal, con la realización de:

Estos cribados han demostrado ser de gran utilidad para el diagnóstico precoz de estas enfermedades cuando aún la persona afectada no presenta síntomas, conllevando así unos mejores resultados en salud.

“La detención de los programas de cribado ha sido generalizada a nivel mundial y ha comportado un retraso en el diagnóstico de estas enfermedades.” 

Las consecuencias de la COVID-19 en el cáncer son y serán significativas a corto y medio plazo, con un aumento de tumores en estadios más avanzados y también un aumento de la mortalidad relacionada con estas enfermedades.

Así, un estudio realizado en Reino Unido ha estimado que el aumento en las cifras de mortalidad comparada con los datos pre-pandémicos ocurriría de la siguiente forma:

• cáncer de mama: aumento de la mortalidad del 7,9–9,6%,
• cáncer de colon y recto: aumento del 15,3–16,6%,
• cáncer de pulmón: aumento del 4,8–5,3%,
• cáncer de esófago: aumento del 5,8–6,0%.

El impacto de la COVID será diferente según el tipo de cáncer debido a su velocidad de progresión. Por ejemplo, es esperable que el impacto sea mayor en las mujeres con cáncer de mama que en las pacientes con cáncer de cérvix, dado que la progresión del cáncer cervical es más lenta y por tanto, puede resistir un retraso en las visitas mayor con un menor impacto en la evolución de la enfermedad.

¿Por qué debo seguir acudiendo a los cribados?

La realización de las pruebas de cribado es fundamental para un diagnóstico temprano de estos tipos de cáncer. En los centros de salud, farmacias y hospitales se siguen todas las medidas para reducir el riesgo de contagio de COVID-19 y se vela por el cumplimiento de las medidas de higiene y distanciamiento social, tanto en las salas de espera como en las áreas de atención médica. El proceso de cribado es seguro, así como acudir a las visitas médicas para el diagnóstico y tratamiento de los casos que sean necesarios.

“Acudir a un centro sanitario o farmacia para la realización de una prueba de cribado es seguro”

Los programas han reiniciado su actividad y poco a poco la están recuperando; por tanto, puede ser normal un cierto retraso en el envío de cartas de invitación/citación. Pero una vez la reciban, no dejen de participar: ¡es muy importante para su salud!

El futuro del cribado en contexto de la COVID-19

La COVID-19 no sólo nos ha traído cosas malas. También nos ha forzado a acelerar los pasos en la telemedicina y a buscar formas innovadoras para mantener las actividades preventivas como el cribado, centrándonos en las personas y en la obtención de muestras en domicilio.

Se han empezado a utilizar de manera más generalizada los SMS tanto para invitar a los programas de cribado como para recordar citas y se han incorporado códigos QR ligados a información adicional a la que hay en las cartas y SMS. También, con el objetivo de poder revertir la pausa en estos programas y las consecuentes listas de espera generadas, se plantea ajustar el cribado del cáncer de cérvix a los nuevos tiempos con la realización de la autotoma vaginal en el domicilio. Para ello, se ha partido de la experiencia del cáncer de colon, cuyo cribado poblacional inicial se realiza a través del análisis de muestras de heces recogidas en casa en busca de sangre no visible a simple vista.

En uno de los siguientes posts te explicaremos los beneficios que puede suponer la incorporación del muestreo por las propias participantes en los programas de cribado de cérvix.

Paula Peremiquel-Trillas

Institut Català d’Oncologia

1. Hamilton W. Cancer diagnostic delay in the COVID-19 era: what happens next? Lancet Oncol. 2020 Aug; 21(8): 1000–1002.
2. Cancino RS, Su Z, Mesa R, et al. The Impact of COVID-19 on Cancer Screening: Challenges and Opportunities. JMIR Cancer. 2020 Jul-Dec; 6(2): e21697.
3. Maringe C, Spicer J, Morris M, et al. The impact of the COVID-19 pandemic on cancer deaths due to delays in diagnosis in England, UK: a national, population-based, modelling study. Lancet Oncol. 2020 Aug;21(8):1023-1034.
4. Gorin SNS, Jimbo M, Heizelman R, et al. The future of cancer screening after COVID-19 may be at home. Cancer. 2021 Feb 15;127(4):498-503.
5. Vives N, Farre A, Ibáñez-Sanz G, et al. Text messaging as a tool to improve cancer screening programs (M-TICS Study): A randomized controlled trial protocol. PLoS One 2021 Jan 22;16(1):e0245806.
6. Lim AWW. Will COVID-19 Be the tipping point for primary HPV self-sampling? Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 2021 Feb;30(2):245-247.
7. Smith MA, Hall MT, Saville M, et al. Could HPV Testing on Self-collected Samples Be Routinely Used in an Organized Cervical Screening Program? A Modeled Analysis. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 2021 Feb;30(2):268-277.
8. Cohen MA, Powell AM, Coleman JS, et al. Special ambulatory gynecologic considerations in the era of coronavirus disease 2019 (COVID-19) and implications for future practice. Am J Obstet Gynecol. 2020 Sep;223(3):372-378.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.