Cáncer y envejecimiento

Con el aumento de la longevidad estamos viendo  un aumento de la incidencia y prevalencia del cáncer en la población de edad avanzada. En este post revisaremos a qué es debido y cuáles son las necesidades de estos pacientes.

¿Sabías que existe una relación entre el cáncer y el envejecimiento?

En el envejecimiento las células de los tejidos producen a su alrededor un estado pro-inflamatorio que favorece la aparición de enfermedades típicas de la edad como la arterioesclerosis, la diabetes, las enfermedades neurodegenerativas o las disfunciones músculo-esqueléticas que son la causa de las situaciones de discapacidad típicas de la gente mayor. Este estado pro-inflamatorio, también favorece el inicio del proceso tumoral.

¿Cuáles son los principales problemas de los pacientes de edad avanzada con cáncer?

Junto al natural proceso de envejecimiento es frecuente que las personas de edad avanzada tengan diversas enfermedades que denominamos comorbilidades.

El número y la gravedad de las comorbilidades y la calidad del envejecimiento van a determinar el grado de vulnerabilidad de un paciente ante el cáncer.”

Utilizamos el término fragilidad para designar la disminución de la reserva fisiológica que altera la capacidad del organismo para enfrentar el estrés. La fragilidad implica la pérdida de peso, la sensación de agotamiento, la debilidad, el caminar lentamente y/o tener un bajo nivel de actividad física.

La fragilidad y las comorbilidades son los principales problemas de los pacientes de edad avanzada con cáncer en el momento del diagnóstico y condicionan el pronóstico y la toma de decisiones de tratamiento.

¡Recuerda!

Para envejecer de manera más saludable y prevenir el cáncer:

–          No consumas tabaco y limita el consumo de alcohol

–          Come variado y sano: minimiza el consumo de carne roja y procesada, las bebidas azucaradas y con alto contenido en sal

–          Evita el sedentarismo: ¡realiza actividad física!

–          Protégete del sol

–          Acude a las pruebas de detección precoz de cáncer

¿Cómo se mide la fragilidad?

La valoración geriátrica permite predecir la supervivencia y la capacidad de tolerancia de los pacientes que van a recibir tratamiento oncológico. Para medir de forma objetiva la fragilidad se utilizan escalas y pruebas sencillas que exploran la reserva de salud.

“La valoración geriátrica determina el grado de fragilidad e identifica vulnerabilidades, importantes para hacer frente al tratamiento oncológico.”

Esta valoración geriátrica ayudará a tomar las decisiones de tratamiento y facilitará:

  • El ajuste del tratamiento a la condición de cada paciente.
  • El conocimiento de las necesidades de soporte del paciente: soporte social, psicológico y medidas de pre-habilitación, como el ejercicio físico y la nutrición.

Los objetivos del tratamiento en un paciente de edad avanzada con cáncer deben estar enfocados a:

  • Aliviar los síntomas
  • Mejorar la calidad de vida
  • Mejorar las respuestas
  • Alargar la supervivencia o curación

Los objetivos del tratamiento se adecuarán a las características del cáncer como son el tipo de tumor, localización, estadio y pronóstico, pero sobre todo, a las características del envejecimiento y al grado de fragilidad de cada paciente.

¿Qué elementos deben valorarse en el plan de tratamiento?

  • Valoración social: asegurar los transportes y cuidados en domicilio
  • Soporte psicológico: control de ansiedad y depresión.
  • Estado funcional y el riesgo de discapacidad: promover la actividad física, evitar riesgos de caídas, pre-habilitación.
  • Situación cognitiva: involucrar a los cuidadores.
  • Polifarmacia: reducción de medicaciones inapropiadas.
  • Nutrición: recomendaciones dietéticas y soporte nutricional.
  • Valores y autonomía del paciente.

¿Qué es  importante tener en cuenta al tratar el cáncer de los pacientes mayores?

Es fundamental que se implique al paciente en el proceso del tratamiento y se respete su autonomía y sus valores para que otros familiares no decidan por él.

Así, el paciente deberá estar informado del pronóstico, de las repercusiones en la calidad de vida, de los beneficios y riesgos del cáncer y del tratamiento, de los tratamientos y efectos adversos, y de las medidas de soporte que puede necesitar.

Será importante que el paciente disponga de un diagnóstico preciso, un tratamiento ajustado, buen soporte, máxima autonomía y cultivar los afectos y el entorno socio-familiar.

¿Qué otras cosas impactan en los pacientes mayores con cáncer?

Nuestra cultura internaliza el envejecimiento como palabras con connotaciones negativas así como la palabra cáncer. Estos estereotipos tienen consecuencias negativas para los pacientes y condicionan una autopercepción de salud negativa lo que confiere una mayor vulnerabilidad a los pacientes de edad avanzada con cáncer.

La concepción del  cáncer ha cambiado en las últimas décadas gracias al aumento en la tasa de curaciones y a la mejora de la supervivencia de los pacientes. Sin embargo, nos queda mejorar el marco del envejecimiento, dignificando la percepción social de la ancianidad y abandonando la discriminación por razón de edad.

El envejecimiento y el cáncer son grandes retos biomédicos que inciden de forma transversal en nuestra sociedad. Viviremos mejor en un mundo sin cáncer y en una sociedad con una población que disfrute de “una buena edad avanzada”.

 

¿QUÉ TE TIENES QUE LLEVAR DE ESTE POST?

●        El cáncer es un diagnóstico frecuente en la población de edad avanzada.

●        El envejecimiento se asocia a una mayor complejidad en el manejo del cáncer dado que se asocia frecuentemente a situaciones de fragilidad y de pluripatología.

●        La fragilidad se puede medir mediante una valoración geriátrica que permite predecir el pronóstico y la tolerancia a los tratamientos.

●        Los tratamientos oncológicos de los pacientes de edad avanzada se deben ajustar a cada paciente e incluir las medidas de soporte que sean necesarias.

●        La información del pronóstico y de los riesgos y beneficios del tratamiento. empoderan al paciente y permiten respetar su autonomía en la toma de decisiones.

●        El paciente de edad avanzada con cáncer sufre un doble estigma de negatividad que debemos superar.

 

Concepción Boqué

Servicio de Hematología

Instituto Catalán de Oncología

 

 

BIBLIOGRAFIA

Fried LP, Tangen CM, Walston J, et al. Frailty in older adults: Evidence for a phenotype. J Gerontol A Biol Sci Med Sci 2001; Vol. 56A, No. 3, M146–M156.

Angulo J, El Assar M, Álvarez-Bustos A, Rodríguez-Mañas L. Physical activity and exercise: Strategies to manage frailty. Redox Biol. 2020; 35: 101513.

Ruiz M, Reske T, Cefalu C, Estrada J. Management of elderly and frail elderly cancer patients: the importance of comprehensive geriatrics assessment and the need for guidelines.Am J Med Sci. 2013 Jul; 346(1):66-9

Hamaker ME, Jonker JM, de Rooij SE, et al. Frailty screening methods for predicting outcome of a comprehensive geriatric assessment in elderly patients with cancer: a systematic review. Lancet Oncol. 2012;13:e437–444.

Aaldriks AA, Maartense E, le Cessie S, et al. Predictive value of geriatric assessment for patients older than 70 years, treated with chemotherapy. Crit Rev Oncol Hematol. 2011;79:205–212.

Puts MT, Monette J, Girre V, et al. Are frailty markers useful for predicting treatment toxicity and mortality in older newly diagnosed cancer patients? Results from a prospective pilot study. Crit Rev Oncol Hematol. 2011;78:138–149.

Farcet A, de Decker L, Pauly V, et al. Farilty Markers and Treatment Decisions in Patients Seen in Oncogeriatric Clinics: Results from the ASRO Pilot Study. PloSOne 2016; 11(2): e0149732.

Moser C, Spagnoli J, Santos-Eggiman B, et al. Self-perception of aging and vulnerability to adverse outcomes at the age of 65–70 years. The Journals of Gerontology, Series B: Psychological Sciences and Social Sciences. 2011;66:675–680

Lim MY, Stephens EK, Novotny P, et al. Self – Perceptions of age among 292 Chemotherapy-treated cancer patients: Exploring Asssociations with Symptms and Survival. J Geriatr Oncol. 2013 Jul 1; 4(3): 249–254.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.