¿Qué es el radón?

El radón es un gas que procede de la descomposición del uranio presente en las rocas de la corteza terrestre tras su paso por diferentes elementos químicos. El radón en sí mismo no es peligroso, pero sí lo son sus descendientes de vida media corta que, como el radón, emiten radiación alfa que es ionizante. Cuando son inhalados pueden acabar causando la aparición de cáncer de pulmón debido a la exposición prolongada a radiación de las células del epitelio pulmonar.

El radón es incoloro, inodoro e insípido y de hecho algunos lo llaman “el enemigo invisible”.

Hay muchos factores que influyen en la acumulación de radón en lugares interiores (viviendas o espacios de trabajo), pero lo que más influye es:

  • el contenido en uranio de las rocas del subsuelo
  • la altura del lugar.

En plantas bajas o sótanos es más probable que haya elevadas concentraciones de radón que en pisos superiores. Como la composición geológica del subsuelo es variable, las zonas con más probabilidad de radón interior en España son las que tienen mayor contenido en uranio:

– Galicia

– Sur y Oeste de Castilla y León

– Norte de la Comunidad de Madrid

– Norte de Extremadura.

 radón y cáncer granito

 

El radón y el cáncer de pulmón.

El radón fue declarado carcinógeno humano (grupo 1) por la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer en 1988 y por la Agencia de Protección Ambiental Americana en 1987. Los primeros estudios se hicieron en mineros y posteriormente en población general, comparando la concentración de radón de los casos de cáncer de pulmón frente a la de los controles. Se observó en general que la concentración era mayor en los casos que en los controles.

En España hay 5 estudios publicados de estas características y 4 han observado importantes riesgos de cáncer de pulmón en expuestos frente a no expuestos. En el año 2005 se publicaron dos importantes estudios en British Medical Journal y Epidemiology, que observaron un riesgo lineal y significativo con la exposición a radón frente al cáncer pulmonar. Además, se observó una interacción con el consumo de tabaco.

Estos resultados llevaron a la OMS en 2009 a publicar el libro de referencia sobre el tema Manual sobre radón interior: una perspectiva de salud pública. El radón ha sido incluido en la última versión del Código Europeo Contra el Cáncer como una exposición a evitar para reducir el riesgo de esta enfermedad.

 

¿Produce el radón otros cánceres? ¿Y otras enfermedades?

No. Hay investigaciones discrepantes con resultados inciertos acerca de su posible influencia en otros tumores diferentes al pulmonar. Sin embargo, hoy por hoy, todos los organismos internacionales sólo reconocen su influencia sobre el cáncer de pulmón. También hay estudios que han analizado su posible influencia en otras enfermedades, pero la evidencia es incierta.

 

¿Como se reduce la concentración de radón?

De varias maneras, dependiendo si se trata de un espacio ya construido (vivienda o lugar de trabajo) o en construcción. La remediación durante la construcción es más barata y en espacios ya construidos no suele ser cara.

En cualquier caso, lo más importante es en primer lugar medir para asegurarse de que no se está expuesto a una concentración de riesgo. Posteriormente, si ésta se supera, tomar las medidas oportunas. Éstas incluyen,  principalmente:

– sellar grietas y fisuras por las que se pueda colar el gas

– despresurizar el subsuelo de la vivienda

 

Es importante que las mediciones de radón las haga un laboratorio acreditado y con experiencia que siga las recomendaciones internacionales existentes sobre medición de radón.

 

ALBERTO RUANO

Profesor Titular de Medicina Preventiva, experto internacional en radón

Codirector del Laboratorio de Radón de Galicia y coautor del Manual de la OMS

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *