La importancia de los hogares sin humo 

Carga de la exposición pasiva al humo ambiental de tabaco

La exposición pasiva al humo ambiental de tabaco o bien el tabaquismo pasivo ocurre cuando las personas no fumadoras inhalan involuntariamente el humo producido por otra persona que está fumando. Desde el año 2004 tenemos evidencia de que la exposición pasiva al humo ambiental del tabaco es un factor de riesgo de diversas enfermedades, como son el cáncer de pulmón, el infarto de miocardio o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en adultos. Además, los niños expuestos al humo ambiental del tabaco tienen un mayor riesgo de sufrir síndrome de muerte súbita del lactante, infecciones respiratorias agudas, otitis media y asma grave.

“El grupo de investigación de la Agencia de Salud Pública de Barcelona en colaboración con la Unidad de Control de Tabaco del Instituto Catalán de Oncología (ICO) ha estimado que cada año esta exposición es responsable de 9.000 casos de asma, 120.000 infecciones del oído medio y 7.000 infecciones de vías respiratorias bajas en los niños y niñas españolas.”

Hogares sin humo

El tabaquismo y la exposición al humo ambiental del tabaco en la mayoría de los lugares públicos se ha reducido gracias a las regulaciones de espacios libres de humo. Sin embargo, la exposición al humo ambiental del tabaco en lugares privados, como son los hogares o los vehículos, sigue siendo frecuente y representa un importante desafío de salud pública. La ocurrencia de la exposición pasiva al humo ambiental del tabaco en casa depende mayoritariamente de la regulación auto-introducida en el hogar, es decir, de las normas que acuerden los propios habitantes del hogar.

En la investigación sobre la exposición al humo ambiental del tabaco en hogares, distinguimos los hogares:

  • Sin regulación sobre el tabaquismo, es decir los hogares que no tienen ninguna regla y permiten fumar dentro de hogar;
  • Con regulación parcial, donde se permite fumar en ciertas ocasiones (por ejemplo, durante las fiestas de cumpleaños o visitas de amigos) o en espacios concretos (cocina, salón, balcón, etc.);
  • Sin humo, donde no se permite fumar.

En España, casi la mitad (46%) de los hogares con fumadores permiten fumar dentro del hogar sin imponer ninguna limitación, y solo en el 13% no se permite fumar en ningún momento. Los datos constatan la necesidad de promover hogares sin humo que contribuyan a mejorar la salud tanto de niños como de adultos.

¿Porque es importante crear hogares sin humo?

Evidentemente, las normas que elijan los miembros de hogar sobre el tabaquismo en su hogar van a definir el nivel de exposición pasiva al humo ambiental del tabaco de las personas no fumadoras. Así, los niños expuestos al humo ambiental del tabaco de los adultos pueden obtener un beneficio importante y disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades relacionados con la exposición al humo ambiental del tabaco.

A parte de la exposición pasiva, deberíamos destacar que los estudios recientes confirman la existencia de la exposición residual al tabaco:

El humo residual es el humo que sale de un cigarrillo cuyos compuestos se depositan en diversas superficies, como muebles, cortinas o moquetas, que pueden permanecer por semanas e incluso volver a ser liberados al aire. La evidencia sobre los efectos del humo residual en la salud es escasa, pero los estudios confirman la existencia de los componentes nocivos en el humo residual de tabaco.

Además, la promoción de hogares sin humo dentro de hogar tiene otros beneficios como:

  • reducir el número de cigarrillos que se fuman diariamente y motivar el abandono del hábito de fumar de los fumadores;
  • prevenir la recaída en el tabaco de las personas que dejaron de fumar;
  • promover una actitud positiva hacía los espacios sin humo ambiental de tabaco entre los jóvenes, y
  • disminuir la probabilidad de experimentar e iniciarse en el tabaquismo en niños y adolescentes.

Por lo tanto, la promoción de los hogares sin humo es una de las prioridades en la agenda de salud pública y prevención del tabaquismo en nuestro país.

Un nuevo proyecto pretende proporcionar apoyo a las familias que desean crear hogares sin humo

En enero del 2022 empezó el proyecto “Efectividad de una intervención basada en la evidencia para promover hogares sin humo: ensayo controlado aleatorizado” financiado por el Instituto de Salud Carlos III. Este estudio está coordinado por la Unidad del Control del Tabaco del ICO/IDIBELL y en colaboración con investigadoras de las Agencias de Salud Pública de Barcelona y Cataluña. El proyecto pretende adaptar y probar la efectividad de una intervención dirigida a familias con niños y con adultos fumadores que fuman en su casa para que conviertan su casa en un verdadero hogar sin humo. Esta intervención dura 6 semanas y está basada en la teoría del cambio en 5 pasos:

  1. Decidir hacer el cambio
  2. Acordarlo entre los miembros de hogar
  3. Elegir la fecha del cambio
  4. Implementar
  5. Mantener

La intervención incluye tres envíos de diversos materiales informativos y una llamada de “coaching” para apoyar a los miembros del hogar en su decisión de crear un hogar libre de humo. Esta intervención ya ha sido implementada en algunos estados de los EE. UU. con excelentes resultados y esperamos lograr buenos resultados dentro del estudio que se realizará en Área Metropolitana de Barcelona. Aspiramos a extender la intervención a otras ciudades y regiones del país en un futuro.

Olena Tigova

Unidad de Control de Tabaco, Instituto Catalán de Oncología

Grupo de Investigación en Control del Tabaco; Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge

CIBER de Enfermedades Respiratorias

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.