Unos amigos que tienen una hija de 12 años me comentaban que se estaban planteando no vacunar a la niña con la vacuna frente al virus del papiloma humano (también llamado VPH o papilomavirus), porque les habían dicho que “la vacuna sólo incluía dos de los más de 100 tipos de VPH que existen”.

Actualmente sabemos que la causa del cáncer de cuello uterino es una infección persistente por el VPH, y que es necesaria la presencia del virus para que se desarrolle el cáncer. Si bien es cierto que hay más de 100 tipos de VPH, 40 tipos infectan el área genital (mucosas) y de estos, 12 pueden provocar cáncer.

Dentro de los VPH que infectan el área genital hay dos grupos de virus, los llamados de alto y bajo riesgo:

  1. Los VPH de alto riesgo, aproximadamente una docena de virus, son los que producen el cáncer (en este grupo se incluyen los tipos 16 y 18 que se encuentran en las vacunas).
  2. Los VPH de bajo riesgo no causan cáncer, pero están involucrados en las verrugas que aparecen en los genitales o en el ano. Los tipos 6 y 11, incluidos en la vacuna tetravalente, son los responsables del 90% de las verrugas genitales.

 

¿Cuán frecuentes son las infecciones por el VPH?

Las infecciones por el VPH son una de las infecciones de transmisión sexual más comunes. De hecho, 3 de cada 4 personas sexualmente activas se infectarán por algún tipo de VPH a lo largo de la vida; aunque la mayor parte de estas infecciones se curan espontáneamente y no evolucionan hasta el cáncer. No obstante, en algunas mujeres la infección se prolonga en el tiempo (persiste) y es en estos casos en los que puede llegar a producir el cáncer de cuello uterino.

¿Cuáles son las vacunas disponibles frente al VPH?

Las vacunas frente al VPH disponibles hasta la fecha (vacunas bivalente y tetravalente) incluyen ambas los tipos 16 y 18, que son responsables del 70% de los casos de cáncer de cuello uterino del mundo. Concretamente en España, sabemos que esto también es así y que los tipos 16 y 18 son responsables del 70% de casos de este tipo de cáncer.

En mujeres y hombres ¿qué tipos de cáncer podríamos prevenir con la vacuna frente al VPH?

Con la vacuna del VPH, además de que podríamos llegar a evitar 7 de cada 10 casos de cáncer de cuello de útero, también podríamos prevenir otros tipos de cáncer que, aunque son menos frecuentes, también pueden estar relacionados con el VPH. Tal es el caso del cáncer de vulva, vagina, pene, ano y del cáncer orofaríngeo (cáncer en la parte de atrás de la garganta), muchos de ellos relacionados principalmente con el tipo 16. La vacuna está aprobada tanto en hombres como en mujeres desde los 9 años de edad.

Las vacunas frente al VPH son preventivas y no terapéuticas, es decir, evitan la infección frente a los virus VPH que contienen pero no curan la infección una vez adquirida. Por eso se recomienda la administración de la vacuna antes del inicio de relaciones sexuales, aunque la vacuna funciona igualmente en personas sexualmente activas siempre y cuando no tengan una infección actual. En caso de que existiera infección actual, la vacuna ayudaría a prevenir una segunda infección por el mismo tipo y prevendría una infección por otro tipo de VPH de los incluidos en la vacuna.

 

niñas_virus_papiloma_humano_16_18

 

Desde 2007, más de 50 países han incluido las vacunas del VPH en sus programas nacionales de vacunación, y se han distribuido más de 175 millones de dosis. Como consecuencia del largo intervalo de tiempo que transcurre entre la infección y el cáncer, todavía habrá que esperar muchos años hasta poder determinar el impacto de la vacuna en el cáncer de cuello uterino y otros cánceres relacionados con el VPH. No obstante, en algunos países que han incluido la vacuna VPH en sus programas de vacunación y han conseguido coberturas elevadas ya se ha observado un importante descenso en el porcentaje de infecciones por los VPH incluidos en la vacuna, en las lesiones precancerosas y en las verrugas genitales.

Asimismo ¡Las vacunas frente al VPH son seguras y bien toleradas!

Se ha demostrado que las vacunas frente al VPH aprobadas son seguras y bien toleradas. Así, en su revisión más reciente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reafirma el alto perfil de seguridad de las vacunas VPH.

Otra buena noticia: ¡La nueva vacuna nonavalente contra VPH prevendría 9 de los 10 casos de cáncer de cuello uterino!

Recientemente se ha aprobado una nueva vacuna (nonavalente) que además de los 4 tipos de VPH que incluye la vacuna tetravalente, lleva otros 5 tipos de los que definíamos antes como de alto riesgo (en concreto los tipos 31, 33, 45, 52, y 58), que son responsables de cerca de un 20% adicional de casos de cáncer de cérvix. Si sumamos este 20% al 70% que ya teníamos, vemos que esta nueva vacuna podría llegar a prevenir cerca del 90% de los casos de este tipo de cáncer.

 

Beatriz Serrano

Unidad de Infecciones y Cáncer

Institut Català d’Oncologia

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *