El cribado de cáncer busca detectar tempranamente el desarrollo de un cáncer, para conseguir un número mayor de curaciones.

El antígeno prostático específico (PSA por su acrónimo inglés) es una glicoproteína que segregan las células prostáticas sanas hasta cifras de 4 mU/ml. El PSA se propuso como cribado de cáncer de próstata en 1991. Este cribado albergaba enormes expectativas, que lejos de cumplirse años después, han conducido a un apasionado debate todavía no del todo resuelto.

Un test de cribado ideal debe reunir tres condiciones fundamentales:

  1. ser fácil de realizar,
  2. ser relativamente barato y
  3. producir un descenso de la mortalidad del tumor que detecta.

El PSA cumple a mil maravillas las dos primeras condiciones, pero es la inconsistencia en alcanzar la última la que ha motivado el debate que persiste hasta la actualidad.

 

¿Por qué no se aconseja el cribado de cáncer de próstata con PSA?

La historia natural del cáncer prostático es generalmente diferente del resto de cánceres.

Estudios en autopsias demuestran que un 30% de los hombres mayores de 50 años (fallecidos por otras causas) presentan células cancerosas en su próstata. Esta cifra aumenta con la edad del individuo, y alcanza cifras cercanas al 75% en hombres mayores de 80 años. Sin embargo, en general estos tumores no producen ninguna clínica pasando del todo desapercibidos. Es lógico pues, que el cribado con PSA sea capaz de detectar un buen número de estos cánceres silentes que no producirán generalmente problemas clínicos.

 

Esta historia natural poco agresiva explica dos fenómenos complementarios importantes:

  1. el sobre-tratamiento de tumores clínicamente irrelevantes y
  2. la ausencia de disminución de la mortalidad en la mayoría de estudios basados en tumores detectados mediante el PSA.

 

prostata

 

El verdadero problema al que hay que enfrentarse es que, una vez diagnosticado el cáncer, no existen parámetros claros que permitan discernir los tumores silentes de los que se comportaran más agresivamente.

Con el diagnóstico de cáncer es lógico que el paciente exija tomar una actitud terapéutica, que en cualquiera de los casos conduce a efectos nocivos sobre la esfera sexual, aparato urinario y digestivo.

¿Qué significa esto?

Que la extirpación de la próstata conlleva impotencia por falta de erección en porcentajes altos e incontinencia parcial de la orina en cerca de un 20% de enfermos. Además, la radioterapia puede inducir inflamaciones crónicas de vejiga y recto en alrededor de un 5% de casos.

Como puedes imaginar, estos efectos no son justificables en el tratamiento de tumores irrelevantes.

 

Tengo el PSA alto, ¿tengo cáncer?

La detección mediante PSA topa con otro gran inconveniente y es su falta de especificidad: dos tercios de PSA inferiores a 10 son debidos a causas benignas mayoritariamente inflamatorias o de crecimiento benigno de la próstata.

Es decir, tener el PSA alto NO necesariamente significa tener cáncer de próstata.

Si tienes dudas, consulta con tu médico para que evalúe tu caso concreto.

 

Resumen

  • Existen muchos cánceres prostáticos silentes que se incrementan proporcionalmente con la edad.
  • El cribado con PSA detecta fundamentalmente estos cánceres no agresivos. Esto conlleva a un sobre-diagnóstico estimado entre un 50-65% y explica la ausencia de reducción de la mortalidad con dicho cribado.
  • Dicho sobre-diagnóstico somete a un sobre-tratamiento a estos individuos, con efectos colaterales nocivos en una buena parte de ellos.
  • En ningún caso está justificado pedir un PSA a un paciente asintomático sin su completo consentimiento una vez informado de todas las consecuencias. Una excepción es la incorporación del PSA en el diagnóstico precoz de individuos con antecedentes familiares de primer orden que hagan sospecha un posible tumor hereditario.

 

Si quieres más información haz click aquí.

 

Josep R. Germà

Oncología Médica

Institut Català d’Oncologia

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *