Si te gusta tomar las bebidas muy calientes quizás te habrá impactado la reciente nota de prensa en la que se asocia este hábito con el cáncer de esófago. En esta entrada te explicamos los detalles.

El pasado 15 de junio de 2016 se publicó el resumen y la nota de presa de la evaluación de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer  (IARC, por sus siglas en inglés) sobre el efecto del consumo de café, mate y bebidas muy calientes en el cáncer.

Dicha evaluación se llevó a cabo por parte de un grupo de 23 científicos expertos que analizaron los resultados de más de 1000 estudios.

 

La evaluación concluye que:

  • no hay evidencia de que el café o el mate causen cáncer (clasificados en el grupo 3),
  • el consumo de bebidas muy calientes se clasifica como probablemente cancerígeno (grupo 2A).

 

A continuación comentamos los principales resultados de la evaluación, sus conclusiones y su posible repercusión en la salud pública.

taza_café_caliente_beber_cancer

 

Foto por Jordi Gálvez.

 

 

Consumo de bebidas muy calientes

 

El grupo de expertos, tras la revisión de los datos disponibles, llegó a la conclusión de que el consumo de bebidas muy calientes probablemente causa cáncer de esófago. Se tuvieron en cuenta diversidad de estudios, aunque los más influyentes provienen de grandes estudios en los que se ha seguido durante años a miles de personas. Se observó que el riesgo se asociaba a la temperatura de la bebida ingerida, no a la bebida en sí.

En estos estudios se tuvo también en cuenta que el posible efecto de las bebidas calientes fuese independiente del efecto del consumo de alcohol y tabaco, los principales factores de riesgo de cáncer de esófago. Por otra parte, también se consideraron estudios experimentales, en los que se evidenció un efecto promotor de tumores de esófago en animales a los que se instilaba agua caliente (a 65-70ºC).

 

Cáncer de esófago

El cáncer de esófago es el 8º tumor más frecuente en el mundo, siendo la causa de aproximadamente 400.000 muertes en 2012. El mayor riesgo de cáncer de esófago se observa en algunas áreas de Sudamérica, África Oriental, Este de Asia y Asia Central. En muchas de esas regiones es habitual el consumo de diversos tipos de infusiones (mate en Sudamérica, té en Asia y África) a temperaturas muy elevadas (por encima de los 65ºC). En España el cáncer de esófago es menos frecuente (ocupa el número 19 en cuanto a la incidencia). Aproximadamente se diagnostican unos 2.100 casos nuevos cada año (1% del total de tumores malignos) y ocasiona 1.700 muertes anuales.

 

Interpretación del riesgo

En primer lugar debemos recordar que la clasificación de la IARC se utiliza para calificar el grado de credibilidad y calidad de los estudios que relacionan un determinado factor  con el cáncer; sin embargo la IARC como tal no hace recomendaciones de salud.

La clasificación en un grupo determinado sólo hace referencia al grado de certeza de que un agente cause cáncer, pero no nos dice nada respecto a la magnitud de su efecto cancerígeno, es decir, si causa muchos o pocos casos de cáncer.

La categoría 2A (probablemente cancerígeno) corresponde a la segunda categoría más elevada en cuanto al grado de evidencia. Significa que, aunque las pruebas no son totalmente concluyentes, hay una probabilidad alta de que el consumo de bebidas a muy alta temperatura provoque un aumento del riesgo de cáncer de esófago.

Sin embargo, a partir de los datos disponibles actualmente, no es posible actualmente cuantificar el número de casos de cáncer de esófago causado por esta práctica. Parece lógico pensar que en nuestra población la proporción de casos de tumores del esófago sea menor que en las zonas de Sudamérica, África y Asia donde el consumo de bebidas a elevadas temperaturas es mucho más frecuente. Sin embargo eso no significa que la población española esté exenta de riesgo. El resultado de la evaluación nos obliga a poner una nota de precaución y recomendar disminuir la temperatura a la que se consumen las bebidas a quienes toman bebidas muy calientes, a 65ºC o más.

bebidas_calientes_cancer

Fuente: https://pixabay.com/

 

 

Café, mate, y té

En la entrada anterior de Mejor Sin Cáncer ya hablamos sobre los posibles efectos del café respecto al cáncer. Debido a que la evaluación de la IARC ha reclasificado el café en una nueva categoría, haremos en esta entrada una breve actualización.

Tanto el café como el mate (siempre que no se consuman a muy alta temperatura) se han clasificado en el grupo 3, es decir que no hay evidencia de que causen cáncer. Aunque el té no se ha evaluado en esta monografía también está clasificado en el grupo 3.

 

El consumo de café

El café había sido evaluado hace tiempo, en 1991, y estaba clasificado como posiblemente cancerígeno (grupo 2B); en aquella evaluación, aunque con evidencia limitada, parecía posible que el consumo de café pudiera entrañar un exceso de riesgo de cáncer de la vejiga urinaria. En la revisión actual se han incorporado una cantidad importante de estudios epidemiológicos, y lo que es más importante, de mucha mayor calidad metodológica.

A partir de estos estudios, se concluye que es muy improbable que el café incremente el riesgo de tumores de mama, próstata o páncreas, y hay algunas evidencias de que incluso podría disminuir el riesgo del cáncer de hígado o de endometrio. Para otras 20 localizaciones tumorales no se dispone de datos para poder clasificar el café respecto a su efecto cancerígeno.

 

 

¿Debe recomendarse el café para mejorar la salud?

Aunque los estudios que indican una posible reducción de cáncer de hígado o de endometrio asociado al consumo de café son bastante consistentes, las pruebas disponibles aún se consideran limitadas. De hecho, el World Cancer Research Fund (WCRF), una organización independiente específicamente dedicada al investigar la relación entre cáncer y nutrición, ha reconocido ese mismo efecto protector pero no ha incorporado aún el consumo de café a sus recomendaciones.

Finalmente, es importante tener en cuenta que los efectos descritos se refieren única y exclusivamente al consumo de café, y no incluyen las bebidas a base de café en las que se añaden bebidas alcohólicas de diversos tipos. Así mismo, conviene recordar que el café se asocia con frecuencia a un consumo elevado de azúcar refinado, el cual la OMS recomienda reducir a menos del 10% del total de calorías ingeridas.

 

 

Bibliografía:

Nota: Los resultados detallados de la evaluación se publicarán en el Volumen 116 de las Monografías de la IARC. Mientras tanto un resumen de la evaluación se ha publicado en la revista Lancet Oncology (Loomis D, Guyton KZ, Grosse Y, et al; International Agency for Research on Cancer Monograph Working Group. Carcinogenicity of drinking coffee, mate, and very hot beverages. Lancet Oncol 2016 Jun 14. pii: S1470-2045(16)30239-X. doi: 10.1016/S1470-2045(16)30239-X.)

Chen Y, Tong Y, Yang C, Gan Y, Sun H, Bi H, Cao S, Yin X, Lu Z. Consumption of hot beverages and foods and the risk of esophageal cancer: a meta-analysis of observational studies. BMC Cancer 2015;15:449. doi: 10.1186/s12885-015-1185-1.

Andrici J, Eslick GD. Hot Food and Beverage Consumption and the Risk of Esophageal Cancer: A Meta-Analysis. Am J Prev Med 2015;49(6):952-60.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *