Seguramente en alguna ocasión habrás tomado café, ya que es la 3ª bebida más consumida a nivel mundial después del agua y del té.

Por ello, quizás te has hecho la siguiente pregunta: ¿es bueno beber café?

Esta bebida ha tenido relativamente mala prensa debido a que contiene cafeína, que es altamente estimulante, además de adictiva. Por ello, para evitar la cafeína y sus efectos, la industria alimentaria sacó al mercado toda la gama de productos descafeinados.

El café se obtiene a partir de las semillas tostadas y molidas de los frutos de las plantas de café, cultivadas mayoritariamente en países tropicales y subtropicales. Su composición puede llegar a ser muy diferente según:

  • la variedad del grano (Arábica o Robusta),
  • el método de preparación (extraído bajo presión, filtrado o instantáneo),
  • y el volumen (expreso o largo tipo americano).

Por ello, las recomendaciones se suelen hacer en tazas, ya que tienen una composición más parecida que el volumen en mililitros.

Café_cancer_tazas_logo2

Foto por Jordi Gálvez.

 

¿Qué efectos en salud puede tener el consumo de café?

La cafeína tiene un efecto estimulante a corto plazo muy evidente.

Quizás tú perteneces a la gran mayoría de los consumidores que beben café por las mañanas ya que ayuda a despertarse y a empezar el día con más energía. Esto es debido a que la cafeína aumenta el rendimiento físico e intelectual.

Tomar grandes dosis de cafeína puede producir diversos efectos indeseables como agitación, arritmia, disnea y náuseas, entre otros.

Pero además de estos efectos a corto plazo, ¿qué efectos tiene el café sobre la salud a largo plazo?

En estudios observacionales en grandes poblaciones, los bebedores de café tuvieron una reducción en la mortalidad total de un 13%, con un efecto protector moderado contra diabetes y mortalidad cardiovascular en población sana. Además se ha comprobado que puede tener efectos neuroprotectores y por tanto podría reducir el riesgo de padecer demencia, incluyendo Alzheimer y Parkinson.

Parece que los beneficios de beber café son superiores a los riesgos, aunque beber café también se ha asociado a tener niveles de colesterol un poco superiores de lo normal, así como a un mayor riesgo cardiovascular en personas portadoras de una mutación concreta. También cabe destacar, que hay poblaciones que pueden ser más vulnerables a los efectos de la cafeína como son los niños, adolescentes, mujeres embarazadas, ancianos y personas con alto riesgo cardiovascular, a los cuales se les recomienda tomarlo descafeinado.

 

¿Beber café puede prevenir el cáncer?

Beber café de forma habitual puede reducir un 18% el riesgo de padecer cualquier tipo de cáncer. Sin embargo, no todos los tipos de cánceres se comportan de la misma forma:

  • Los cánceres que más se pueden beneficiar del consumo de café son el cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular), de endometrio, y el adenoma colorrectal.
  • Otros tipos de cánceres no se ven afectados, como son el cáncer gástrico, de páncreas, de próstata, de ovario, de pulmón y el glioma.
  • Sin embargo, beber café podría ser un factor de riesgo del cáncer de esófago, aunque la causa subyacente sería la elevada temperatura a la que se suele tomarlo.

Teniendo en cuenta estos datos en relación al cáncer, se puede incluir el café dentro de una dieta variada y equilibrada, aunque se recomienda no beberlo a una temperatura extremadamente caliente. En general en los estudios no se han visto efectos beneficiosos a partir de las 4-5 tazas.

cafe_cancer_IARC

Sin embargo hay que tener en cuenta que los estudios que apoyan estas conclusiones son de tipo observacional, que son más propensos a sesgos que los de estudios de intervención. Además, el mecanismo por el cual el café podría proteger contra el cáncer no está claro ya que contiene más de mil componentes que podrían afectar la salud. Entre ellos destacan los compuestos alcaloides (cafeína, teobromina y teofilina), y además otros compuestos como los polifenoles (mayoritariamente ácidos fenólicos), y diterpenos (cafestol y cahweol) que podrían tener propiedades anticancerígenas.

 

¿Debería pasarme al café descafeinado?

Los datos epidemiológicos sobre cáncer disponibles hasta la fecha no observan grandes diferencias entre el café con o sin cafeína, aunque normalmente el efecto beneficioso del café con cafeína es un poco superior que el descafeinado.

Por ello, si quisieras evitar los efectos adictivos de la cafeína o formas parte del grupo de población más vulnerable a la cafeína, el descafeinado podría ser una buena opción.

 

Raul Zamora

Institut Català d’Oncologia

 

Referencias

  1. Crippa A, Discacciati A, Larsson SC, Wolk A, Orsini N. Coffee consumption and mortality from all causes, cardiovascular disease, and cancer: a dose-response meta-analysis. Am J Epidemiol. 2014;180(8):763-75.
  2. Ding M, Bhupathiraju SN, Satija A, van Dam RM, Hu FB. Long-term coffee consumption and risk of cardiovascular disease: a systematic review and a dose-response meta-analysis of prospective cohort studies. Circulation. 2014;129(6):643-59.
  3. Yu X, Bao Z, Zou J, Dong J. Coffee consumption and risk of cancers: a meta-analysis of cohort studies. BMC Cancer. 2011;11:96.

 

3 comentarios
  1. Raul Zamora
    Raul Zamora Dice:

    La IARC evaluó el efecto del café y otras bebidas (té, mate) en la monografía número 51 publicada en el año 1991. En la monografía se concluyó que el café era un posible carcinogénico para el cáncer de vejiga (grupo 2B), no para el resto de localizaciones. Para el resto de cánceres no se disponía de evidencia adecuada para hacer conclusiones, aunque para el cáncer de colon y recto había alguna evidencia de su potencial efecto beneficioso. En un futuro cercano se quiere reevaluar su efecto en una nueva monografía, ya que la mayoría de estudios evaluando el efecto de café son posteriores al 1991.

  2. Mejor Sin Cáncer
    Mejor Sin Cáncer Dice:

    El pasado 15 de junio se publicó la nota de prensa de la IARC sobre la nueva evaluación del consumo de café, mate y bebidas muy calientes. La IARC ha considerado que los resultados previos sobre el cáncer de vejiga y el consumo de café se deben a confusión residual debido al tabaco y exposiciones ocupacionales, y ha clasificado el café en la categoría 3 (inclasificable respecto a la carcinogenicidad). Hemos adaptado la infografía a los nuevos contenidos y la semana que viene publicaremos una entrada con más datos sobre las bebidas calientes y la evaluación de la IARC.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *