Si alguna vez has escuchado la palabra “ linfoma ” y no has sabido exactamente qué significaba, no te preocupes, en este blog lo queremos remediar.

 

Debido a que el 15 de septiembre es el día internacional del linfoma, en esta entrada te vamos a explicar qué es un linfoma, qué síntomas tiene, y qué puedes hacer tú. Conocer el linfoma y sus síntomas puede ser importante si algún día tú o tus familiares lo llegarais a tener.

 

Desafortunadamente, no existen pruebas de detección precoz del linfoma y por ello es bueno saber cuáles son los síntomas y así poder evitar un retraso en el diagnóstico. Además, al final de la entrada encontrarás una prueba para saber si conoces bien tus propios ganglios linfáticos, así que, ¡sigue leyendo! 🙂

 

doctora_adenopatias_linfomas

Foto por Jordi Gálvez.

 

1.       Hay muchos tipos de linfomas

Un linfoma es un cáncer de la sangre que ocurre en los linfocitos, que son unas células sanguíneas que sirven para protegernos de las infecciones.

Generalmente hablamos de:

  • un linfoma cuando la multiplicación incontrolada de estas células se localiza en los ganglios linfáticos u otros órganos del sistema linfático,
  • y de una leucemia cuando estas células que se multiplican se localizan circulando en la sangre (aunque hay otras leucemias además de la linfática, pero no te vamos a liar ahora con eso…)

 

Hay muchos tipos de linfomas, más de 60 tipos, y generalmente se agrupan en linfomas Hodgkin y linfomas no Hodgkin. Durante la formación de la sangre una célula madre puede dar lugar a distintos tipos de células sanguíneas, como las plaquetas, las células rojas, etc. Entre ellas, hay las células linfoides (un tipo de células blancas) en distintas etapas de maduración, y a grandes rasgos, dependiendo del tipo de célula que prolifere, se tratará un tipo de linfoma u otro.

 

Tanto las características clínicas (por ejemplo, si se presenta en mayores o en niños), como el pronóstico (por ejemplo, si es leve o agresivo) variarán enormemente dependiendo del tipo de linfoma que se trate.

 

2.      Los  signos y síntomas de un linfoma

Entre otros, pueden aparecer los siguientes, aunque otros signos y síntomas más específicos dependerán de dónde se localice el linfoma:

  • Hinchazón indoloro y persistente en los ganglios linfáticos (un bulto), en lugares como el cuello, la región de la clavícula, las axilas o las ingles.
  • En el caso de las leucemias, la analítica de sangre puede mostrar un aumento de los glóbulos blancos.
  • Fiebre persistente, especialmente de noche, con sudores nocturnos y escalofríos.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Pérdida de apetito persistente.
  • Fatiga general durante un largo período de tiempo.

 

Para los más aprensivos, tened en cuenta que la mayoría de las personas que tengan estos síntomas no tendrán linfoma. Sin embargo, es importante que cualquier persona que tenga estos síntomas de forma persistente vaya a su médico para una revisión.

 

3.      La causa de los linfomas

Existen otros cánceres con factores de riesgo muy bien establecidos (como el tabaco) y que por tanto, al eliminarlos, se puede evitar un buen número de casos (¡recuerda que casi la mitad de los cánceres se pueden prevenir!).

 

Sin embargo, el linfoma no es así y su causa es mayormente desconocida. Aunque existen ciertos factores que sí se asocian a tener más linfoma:

 

  • En general, los linfomas son más frecuentes en edades avanzadas, en hombres, y en caucásicos, aunque por ejemplo los mielomas son más frecuentes en personas de origen africano, y los linfomas de Hodgkin también pueden aparecer en personas jóvenes.
  • Tener algún familiar cercano con linfoma se asocia con un mayor riesgo de linfoma, así como ciertas modificaciones genéticas de nuestro ADN. Además, la exposición a ciertos químicos (como benceno o pesticidas) o la exposición a radiaciones ionizantes también pueden aumentar el riesgo de algún tipo de linfoma. Recientemente, también se ha sugerido que el turno de noche podría jugar un rol en la leucemia, aunque aún está en investigación.

 

Si tienes alguno de estos factores tampoco te agobies, ya que no significa que vayas a tener un linfoma, sino que tu riesgo está ligeramente aumentado respecto a la población general.

 

4.      ¿Qué puedo hacer yo?

 

Es importante que todo el mundo conozca los signos y síntomas del linfoma, y asegurar que el diagnóstico no se retrasa. A veces es difícil por parecerse a otras enfermedades de menor gravedad. Por ejemplo, se puede confundir con la gripe, las alergias o la fatiga en general.

 

Un diagnóstico temprano y preciso es importante, de cara al pronóstico y la supervivencia de este cáncer. Por eso es importante que sepas qué síntomas puede dar y que conozcas muy bien tus ganglios linfáticos, para detectar pronto cualquier anomalía.

 

Si quieres saber si conoces bien tus ganglios, ¡no te pierdas esta prueba!

conoce ganglios linfoma peque

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *