El cáncer de colon y recto (también llamado cáncer colorrectal) es el más frecuente en nuestro medio considerando los casos diagnosticados conjuntamente en hombres y mujeres, más frecuente que el de pulmón y el de mama.

Más del 50% de los casos de cáncer de colon y recto están relacionados con el estilo de vida. No obstante, el principal factor de riesgo es la edad. A partir de los 50 años este cáncer es mucho más frecuente.

 

¿Qué medidas podemos aplicar para prevenirlo?

A pesar de ser uno de los cánceres más frecuentes en nuestro medio, es también uno de los que más se puede beneficiar de la prevención, a través de estrategias de prevención primaria y secundaria.

 

Prevención primaria

Las medidas de prevención primaria son las que nos permiten evitar la aparición del cáncer de colon y recto y se resumen en:

  1.  hacer una dieta rica en fruta y verdura,
  2.  consumir poca carne roja y grasas saturadas,
  3.  reducir la ingesta de alcohol,
  4.  realizar ejercicio,
  5.  controlar el peso,
  6.  no fumar.

cancer_colon_dieta_fruta_verdura

Fuente: https://pixabay.com/es/

 

Prevención secundaria (o detección precoz o screening o cribado)

Son las medidas que nos permiten detectar la enfermedad en sus fases más tempranas, cuando todavía no hay síntomas y el éxito del tratamiento es elevado.
Existen distintas pruebas que de manera directa o indirecta nos permiten diagnosticar el cáncer o las lesiones que lo preceden. Las dos más utilizadas son:

  1. colonoscopia: prueba invasiva que consiste en ver el interior del intestino grueso.
  2. prueba de sangre oculta en heces: consiste en analizar una muestra de heces y determinar si hay sangre escondida en ella. En el caso que se encuentre sangre, se realizará una colonoscopia para acabar de confirmar o descarta la presencia de lesiones.

¿A quién le pido realizar las pruebas para la prevención?

Si reside en una zona donde se están llevando a cabo programas de cribado y tiene entre 50 y 69 años, se pondrán en contacto con usted mediante una carta invitándolo a realizar la prueba de sangre oculta en heces.

Si residen en una zona donde todavía no existe un programa de cribado, podrá solicitarle a su médico de su centro de salud que le realice alguna de las pruebas mencionadas (o similares).

¿Cada cuanto se deben realizar las pruebas de prevención?

La colonoscopia cada 10 años siempre que no se encuentren lesiones y partiendo de la realización de la prueba en condiciones óptimas (intestino limpio y visualización completa de todo el intestino).

La prueba de sangre oculta en heces cada 2 años siempre que no se detecte sangre en las muestras.

¿Qué pasa si tengo antecedentes de cáncer de colon y recto en la familia?

En estos casos se debe realizar una historia clínica completa para saber el número de casos en la familia y las edades en el momento del diagnóstico del cáncer. Dependiendo de los resultados, se podrán realizar otras pruebas o las mencionadas antes, pero con mayor frecuencia.

 

Gemma Binefa

Institut Català d’Oncologia

2 comentarios
  1. Lourdes
    Lourdes Dice:

    Agraeixo enormement les pautes que esteu donant per a la prevenció del càncer.
    Us encoratjo a continuar en aquesta línia i com a usuària del blog os animo o seguir en la vostra línia.
    Moltes gràcies a totes i tots.
    Lourdes

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *